¡Qué bien lo pasamos en Orduña!

Ya hemos descansado del divertidísimo fin de semana que pasamos todos juntos en Orduña. Si bien es cierto que el buen tiempo no fue uno de los puntos clave, nos las ingeniamos para hacer de todo esos dos días.

Si queréis saber más, no os perdáis este post, lleno de fotos de nuestra experiencia. 🙂

El viernes por la tarde llegamos a Orduña cargados de mochilas. Nada más llegar tocó repartir las habitaciones, colocar todo en su sitio y jugar todos juntos un rato antes de la cena.

La velada fue genial. Nos pusimos en la piel de refugiados de distintos países y descubrimos cuáles son las razones que les hacen plantearse dejar a sus familias y su tierra natal. Nos fabricamos nuestro propio insecticida, buscamos diamantes en las minas de coltan, construimos nuestra propia patera, ¡y mucho más!

La mañana del sábado la empezamos a ritmo latino, para despertar a los más perezosos. Una buena sesión de aerobic y a desayunar para afrontar el día con fuerzas. Por la mañana hicimos un juego de pistas por el pueblo, donde teníamos que pasar pruebas colaborando en equipo.

Después de comer (y aquí diremos que nuestros monitores cada vez se lucen más como chefs), mayores y pequeños nos separamos para realizar actividades distintas. Los mayores realizaron una dinámica muy bonita llamada «Mi proyecto de vida» donde pudieron trabajar desde un punto de vista personal cómo se ven ahora, dónde se imaginan en un futuro, y analizar un poco quiénes son. Lo bonito es que podrán conservar esa actividad y ver con los años cómo han cambiado.

Los pequeños tuvieron sesión de cine con palomitas y todo. Esta vez tocó «El príncipe de Egipto», una peli muy bonita, con unas canciones muy pegadizas, y de la que hicieron una reflexión con la ayuda de Manu al terminar.

Después de la merienda llegó el momento de juntarnos todos para convertir el comedor en un auténtico casino, donde jugamos al Bingo. ¡Qué ímpetu tienen estos chic@s! Lo divertido es que el premio no se conseguía sólo cantando «Bingo», sino que exigía completar una prueba de lo más curiosa. Bailar, mímica… todo valía.

 

Después de dar un paseo por el pueblo para ver la Batukada y de cenar, llegó el momento de sacar el talento que todos llevamos dentro con Orduñavisión. La velada del sábado lo tenía todo: baile, canto, teatro… Los chic@s de Hazi ayudaron a la compañía de variedades Hazi Tour a renovarse y encontrar nuevos integrantes para su show.

 

El domingo lo dedicamos a competir por equipos en un campeonato que fue muy divertido, donde todos querían demostrar ser los más hábiles.

Después de comer tocó recoger, lo,piar todo bien y coger el bus para volver a casa, donde nuestras familias nos esperaban. Ahora, ¡sólo nos queda esperar a la próxima!

Gracias a tod@s los que participasteis de este fin de semana, ya que juntos, hicimos que fuera inolvidable, como siempre. ¡Nos vemos en la siguiente!